Osteoporosis

osteoporosis

 

Osteoporosis significa, literalmente “hueso poroso”. Es una enfermedad muy frecuente que afecta al hueso, y se caracteriza por la disminución y deterior del tejido óseo. El hueso es un tejido vivo compuesto por células las cuales están en constante regeneración. Sin embargo, cuando esto no se produce adecuadamente los huesos se debilitan, tornándose quebradizos, más delgados y aumentando el riesgo de fracturas, como las producidas en una caída. Las principales fracturas afectan sobre todo a vértebras, antebrazo y cadera.

La osteoporosis es la enfermedad ósea más frecuente y la puede padecer cualquier individuo. El riesgo de tener osteoporosis aumenta con la edad, afectando a personas mayores de 70 años con mayor porcentaje en las mujeres ya que aumenta progresivamente después de la menopusia. Esto supone un importante problema de salud en los ancianos. Se considera uno de los problemas de salud de mayor importancia en los últimos años por las consecuencias que genera, principalmente las fracturas óseas.

Nutrición y ejercicio en la osteoporosis
Una alimentación adecuada en las primeras decadas de la vida puede ayudarnos a prevenir la enfermedad. En la edad avanzada podemos reducir las perdidas de hueso controlando sus síntomas.

Los alimentos ricos en calcio como lácteos, algunos pescados y mariscos, o frutos secos, favorecen a nuestros huesos.Finalmente, la vitamina D  ayuda a la absorción de calcio, por lo que es necesario que exista una apropiada dotación de esta vitamina para que se lleve a cabo adecuadamente la absorción de este mineral.

El ejercicio físico como caminar, pasear o correr, así como trabajos con cierta carga, resulta beneficioso para los huesos puesto que se ha demostrado que ayuda a prevenir la pérdida de masa ósea. La práctica de yoga o taichi pueden ayudar a mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas.

Buscar